Medicina General, el primer contacto y el más importante.

Hoy nos centramos en destacar la importancia de la consulta de Medicina General y de lo que ésta aporta al paciente.

La consulta de Medicina General está orientada al abordaje integral del paciente que acude por cualquier síntoma o causa.

Durante la misma, se realizará la evaluación específica del problema que manifiesta al paciente, una vez completada esa revisión se procederá a la detección e identificación de factores de riesgo para enfermedades latentes o potenciales en el corto, mediano y largo plazo.


El objetivo de esta consulta no es sólo resolver el problema que afecta al individuo en un momento dado, sino también detectar antes de que aparezcan problemas médicos que podrían afectar a la salud del paciente. Esto se logra mediante la evaluación física exhaustiva, un interrogatorio detallado, información amplia al paciente sobre sus factores de riesgo según edad, sexo y carga genética, así como mediante estudios especializados según sea la necesidad.


La consulta de Medicina General de Sekhmet trabaja en estrecha comunicación con las consultas especializadas a fin de derivar a niveles superiores de atención aquellos con los que requieran de atención más compleja, cirugía o algún tipo de rehabilitación en concreto. Aportándole al paciente una seguridad y tranquilidad para tratar cualquier problema que pueda tener y resolverlo.

Anuncios

El tratamiento osteopático de un esguince de tobillo

EEl esguince de tobillo es una de las lesiones más comunes, y sin embargo siempre nos encontramos con alguien que nos habla de problemas en el tobillo por un “esguince mal curado” o personas que han sufrido un esguince, empiezan a tener esguinces de repetición.

Cuando se habla de esguince de tobillo, normalmente se hace alusión al esguince externo de tobillo, por ser el más habitual. Es una lesión del ligamento lateral externo del tobillo en la que también se afecta la cápsula articular y los músculos peroneos. Producido por un movimiento forzado de inversión del pie y con ello se ven afectados uno o varios de los tres haces que componen el ligamento lateral externo. Se observa tumefacción alrededor de la articulación y hematoma.

¿Como clasificamos un esguince?

Dentro de esta lesión, hay varios grados dependiendo de la gravedad:

  • Esguince de grado 1: Este es el esguince menos grave. Los ligamentos sufren una elongación y hay muy pocas fibras que se rompen.
  • Esguince de grado 2: En este caso los ligamentos están parcialmente rotos. Este tipo de esguince sería ya de gravedad media.
  • Esguince de grado 3: Este es el mayor grado en los esguinces. En este caso hablamos ya de una rotura completa de ligamentos.F

El tratamiento osteopático de un esguince de tobillo se planifica después de haber confirmado el diagnóstico y hacer una serie de pruebas funcionales.

Este tratamiento permite un ajuste de las articulaciones afectadas, lo cual proporciona un alivio inmediato del dolor y acelera de manera notable la recuperación funcional del tobillo, de tal forma que el paciente puede realizar una carga precoz y ejercicios que previenen el síndrome postinmovilización. Esto nos ha permitido obtener unos resultados espectaculares en cuanto a tiempo de recuperación y en cuanto a ausencia de secuelas postlesionales.

Ondas de choque, la formación de nuevos vasos sanguíneos

El flujo de nutrientes en la sangre es necesario para iniciar y mantener los procesos de reparación de la estructura del tejido dañado. La aplicación de ondas de choque crea microrupturas capilares en tendón y hueso.

Como resultado de estos procesos de ondas de choque, las arteriolas son remodeladas, estimuladas para crecer y formarse otras nuevas. Los nuevos vasos sanguíneos mejoran el suministro sanguíneo y la oxigenación de la zona tratada y estimulan a la curación más rápida de tanto el tendón como del hueso.

¿Dolor de cuello o cervicales?

El dolor de cuello o cervicales afecta a más del 65% de la población en algún momento de sus vidas. Aquel que padece Cervicalgia sufre dolor de cuello que en ocasiones irradia a la cabeza, pudiendo provocar cefaleas, trasladar el dolor hacia la mandíbula o a la zona dorsal.

Para poder entender el patrón de recuperación correcto tenemos que entender cómo funciona la musculatura. Podemos distinguir dos tipos de musculatura en el cuello:

  • Musculatura superficial: son los grandes músculos. Tienen gran capacidad para generar movimiento.
  • Musculatura profunda: es la musculatura más cercana a la columna vertebral. Su función es proporcionar estabilidad.

Frecuentemente se altera el control motor de esta musculatura y deja de cumplir su principal función. Una disminución de la actividad de la musculatura profunda provoca una pérdida de la estabilidad cervical y al mismo tiempo, esto produce un aumento de la actividad de la musculatura superficial y por lo tanto menos capacidad para relajarse.

Por eso, en el dolor de cuello o Cervicalgia no es suficiente con relajar la musculatura superficial, sino que para garantizar resultados favorables tanto a corto como largo plazo y evitar las recaídas, se debe fortalecer la musculatura profunda y devolver el correcto patrón motor y, por lo tanto, la estabilidad.

Para ello, la mejor herramienta es el ejercicio terapéutico. El entrenamiento de estos músculos mejora la activación y disminuye tanto el dolor como la discapacidad.

Conoce la Osteopatía… ¿Qué es? Y ¿En qué nos ayuda?

La osteopatía tiene una visión global tanto del cuerpo como de las dolencias que lo pueden quejar. Es una especialidad basada en el sentido del tacto y en la manipulación manual.


La osteopatía no utiliza aparatos mecánicos ni eléctricos de ningún tipo, es una técnica
manual basada tanto en estiramientos como en movimientos suaves. A través de
diferentes técnicas, pretende mejorar la movilidad y la amplitud de movimiento de las
articulaciones.
La fisioterapia incluye una amplia variedad de tratamientos que van desde la manipulación de articulaciones hasta aconsejar sobre ejercicios terapéuticos, el uso de la electroterapia, el kinesiotaping o el drenaje linfático. Es insustituible para tratar muchas lesiones, reducir la inflamación y el dolor muscular en patologías crónicas o recuperar la movilidad articular tras una operación.
Así pues, las alteraciones o enfermedades se producen en diferentes planos y no debemos quedarnos en un solo punto, sea un músculo o un órgano alterado.
 Por eso la osteopatía actúa a distintos niveles: sobre las fascias (tejidos que
funcionan como reguladores y comunicadores en el cuerpo) superficiales y
profundas, sobre los músculos o sobre las vísceras.
 Para reequilibrar todos los elementos, el osteópata dispone de distintas
herramientas de trabajo terapéutico. Básicamente se aplican con las manos, pero
también existen actualmente procedimientos externos para complementar un buen
trabajo.
 Así pues, el osteópata dispone de técnicas para tejidos blandos, superficiales y
musculares, manipulaciones profundas, masajes de drenaje linfático o
descongestivo, reflexologías manual, podal o facial y técnicas inhibitorias del dolor
como la digitopresión.
 Puede aplicar asimismo manipulaciones específicas para que los músculos se estiren
convenientemente o que el paciente adopte determinadas posturas, de manera que
los músculos se relajen y disminuya el dolor.
 Por último, hay una parte de la osteopatía que trabaja sobre el movimiento de los
fluidos y las cubiertas meníngeas del sistema nervioso central y que recibe el nombre
de osteopatía craneosacral, y que cuenta con sus propias técnicas.

Gracias a las diferentes técnicas terapéuticas que nos ofrece la Osteopatía estructural,
craneal y visceral, podemos tratar y prevenir trastornos de salud mental como la
depresión.
En nuestro cráneo hallamos mucha información sensorial (encontramos los órganos de los sentidos, sistema nervioso, glándula hipófisis que regula hormonalmente todo el cuerpo…) Así, podemos repercutir en el bienestar del sistema nervioso, teniendo efecto en estados de ansiedad y depresión.
Después de que en una primera consulta de osteopatía donde la fisioterapeuta
especializada en osteopatía realiza una valoración postural completa, análisis de la cadena lesional y un exhaustivo interrogatorio en busca de las causas que nos han provocado la depresión, nos propone el tratamiento más adecuado. Con el tratamiento de osteopatía para la depresión conseguimos:
 Liberar tensiones acumuladas y aliviar contracturas musculares.
 Mejorar la actividad cerebral y la circulación sanguínea.
 Mejorar el funcionamiento visceral.
 Equilibrar los sistemas de nuestro cuerpo y mejorar nuestro estado de ánimo.
 Prevenir lesiones y alcanzar nuestro bienestar.

Ondas de choque: Tendinitis rotuliana o Rodilla de saltador

La terapia de Onda de Choque ofrece una solución simple e inmediata. El paciente tratado siente alivio inmediato después de la primera sesión.

La tendinitis rotuliana, conocida como «rodilla de saltador», es una lesión en la que el tendón rotuliano se inflama. Produciendo dolor, sensibilidad y déficit funcional. Esta condición puede interferir con, o incluso poner fin, a la carrera deportiva, independientemente de la edad y es difícil de tratar.

La causa más frecuente de este tipo de lesión radica en los microtraumatismos repetitivos, como los que se producen al saltar de forma reiterada, correr sobre superficies duras, etc. Especialmente si se hace con un calzado inadecuado que no amortigua suficientemente el impacto del cuerpo sobre el suelo. También los golpes directos (especialmente a la hora de practicar algún deporte) sobre el tendón rotuliano pueden originarla.

El tendón rotuliano es un cordón fibroso de 3 centímetros de ancho y 4 de largo que se inserta por un lado en la rótula y por otro en la tibia, uniendo ambos huesos. Junto al tendón del cuádriceps participa en el movimiento de extensión de la rodilla, de modo que cuando está dañado la rótula pierde su soporte, la rodilla adquiere cierta rigidez y se tienen dificultades para estirar la pierna, especialmente al agacharse, saltar, sentarse, etc.

Desde la introducción hace más de 15 años, de la terapia con Ondas de Choque para tratar lesiones osteomusculares, el número de patologías para las que se demuestra clínicamente su efectividad no ha parado de crecer, tanto para patologías de los huesos, como patologías de partes blandas.

En general, en trastornos subagudos y crónicos, el Tratamiento con Ondas de Choque estimula la reiniciación de procesos de curación estancados, lo cual provoca una remodelación y por lo tanto promueve la curación, mientras que en trastornos agudos, el tratamiento con Ondas de Choque inicia una fase de curación más rápida y efectiva.
Entre las ventajas del tratamiento con Ondas de Choque encontramos: la no necesidad de intervención quirúrgica, la seguridad y la eficacia. Comparado con una cirugía, los costes de la terapia con Ondas de Choque son muy inferiores (aproximadamente el 30% del total).

La terapia de Onda de Choque ofrece una solución simple e inmediata. El paciente tratado siente alivio inmediato después de la primera sesión. Seguido de varios tratamientos la causa y el dolor desaparecen.

¿Qué es la Sinusitis?

La sinusitis es la inflamación de la mucosa de los senos paranasales que puede ser causada por un hongo, una bacteria o un virus, o bien por una alergia. Los senos paranasales son pequeños huecos llenos de aire; se dividen en senos frontales (están en la parte frontal del cráneo, situados encima de la nariz, es decir, en la frente), senos etmoidales (se sitúan en los laterales de la nariz, entre los huesos) y senos maxilares (localizados en las mejillas). En situaciones normales, el aire pasa a través de los senos sin problema; sin embargo, las personas que padecen sinusitis tienen bloqueados estos espacios y sufren molestias y dificultades a la hora de respirar.

La inflamación de la mucosa sinusal (sinusitis) normalmente viene asociada con la inflamación de la mucosa de la cavidad nasal (rinitis) llamándose entonces, rinosinusitis.

Es una patología muy común en la población general, por lo que suele ser vista por multitud de especialistas. Puede presentarse con una gran variedad de síntomas y, en algunos casos, puede tener una importante repercusión a la calidad de vida de los pacientes.

Principales síntomas

En general, se sospecha de sinusitis cuando están presentes 2 o más síntomas de los que se mencionan a continuación:

  • Dolor en la región del rostro, especialmente en las regiones de las mejillas, alrededor de la nariz y de los ojos.
  • Dolor de cabeza o en el rostro que empeora al bajar la cabeza o al acostarse.
  • Mucosidad y congestión nasal, que puede ser blanca, amarillenta o verdosa.
  • Tos, principalmente al acostarse.
  • Fiebre por encima de los 38ºC.
  • Mal aliento, que empeora a medida que los otros síntomas se intensifican.

En el caso de los bebés o de los niños pequeños para saber si hay sinusitis infantil, se debe estar atento a la presencia de secreciones nasales acompañadas de señales como irritabilidad, fiebre, somnolencia y dificultad para alimentarse, inclusive de aquellos alimentos que le suelen gustar.

Para diagnosticar la sinusitis, es sólo necesario la evaluación clínica del médico general u otorrino. Los exámenes como análisis de sangre, rayos X y tomografía no son necesarios, pero pueden ser útiles en algunos casos en los cuales hay duda sobre el diagnóstico o la causa de la sinusitis.

De acuerdo con el tiempo de duración de la infección, la sinusitis puede ser dividida en:

  • Aguda, cuando dura hasta 4 semanas.
  • Subaguda, cuando dura entre 4 y 12 semanas.
  • Crónica, cuando la duración es mayor de 12 semanas, con microorganismos resistentes al tratamiento, que puede prolongarse por varios años.

La sinusitis aguda es el tipo más común, sin embargo, la sinusitis subaguda o crónica, puede ocurrir en casos de infecciones bacterianas resistentes a antibióticos, debido al uso repetido e inadecuado de este tipo de medicamentos, a períodos de hospitalización o de cirugía.

La sinusitis crónica también puede ocurrir en personas que tienden a acumular secreciones en los senos paranasales, por debajo de la mucosa de la región o por ciertas enfermedades en el que el moco se puede espesar, como por ejemplo en la fibrosis quística.

Qué hacer en caso de sinusitis

En presencia de los síntomas que indican sinusitis, que estén acompañados por fiebre, secreción purulenta saliendo a través de la nariz, y dolor intenso en el rostro, se debe buscar atención clínica general u otorrino, el cual recomendará el tratamiento adecuado para la enfermedad.

Generalmente, si están sólo presentes síntomas de resfriado o síntomas que mejoran con cuidados en casa en un máximo de 7 a 10 días, se recomienda el uso de medicamentos para aliviar los síntomas como analgésicos, antiinflamatórios o corticoides, ya que probablemente, se trata de un sinusitis viral o alérgica.

Sin embargo, si los síntomas son intensos con presencia de fiebre, o que no mejoran en 10 días, puede ser necesario el uso de antibióticos como Amoxicilina, indicado por el médico.