Es una técnica que utiliza agujas de acupuntura invasiva, es importante destacar que no se introduce ningún tipo de sustancia en el cuerpo. Con esta técnica se relajan y desbloquean las fibras del músculo dañado. El músculo se regenera de forma más rápida y aliviamos de forma inmediata entre un 20-25% el dolor. Esta técnica se puede utilizar en casos de traumatismos, sobrecargas, contracturas musculares, fatiga muscular, dolor cervical, dolor dorsal, dolor lumbar…

Realizando este tratamiento guiando la punción simultáneamente con un ecógrafo, conseguimos aumentar la seguridad del paciente y tener la certeza de realizar esta técnica en el sitio adecuado.

Lo que logramos al introducir la aguja en el punto gatillo es localizar el foco del dolor ayudado por el ecógrafo y generar una presión y contracción del mismo que deja de emitir acetilcolina (un neurotransmisor encargado de la contracción muscular), disminuyendo así el dolor. Tras pasadas 24/48 horas, el músculo se relaja y desaparece el dolor local y el dolor irradiado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s